La ceremonia tuvo lugar en la ciudad de Tel Aviv y contó además con la presencia de otras figuras políticas israelíes, familiares de los fallecidos y supervivientes del ataque, perpetrado por el grupo terrorista palestino Septiembre Negro contra la delegación israelí que participaba en aquella cita olímpica.

“Para nosotros, la masacre de los once atletas siempre ha sido un desastre nacional. Pero los años que han pasado y su lucha, queridas familias, por la memoria, por la conmemoración, por la justicia, demostraron por encima de todo que se trataba de una tragedia mundial”, señaló Herzog durante el acto.

“Los once atletas fueron a Alemania hace cincuenta años en nombre del espíritu deportivo, el espíritu de fraternidad entre las naciones y entre los estados. Fueron brutalmente asesinados a sangre fría por una organización terrorista palestina solo porque eran judíos; simplemente porque eran israelíes. Su memoria exige que todos reafirmemos: la guerra contra el terrorismo, en todas partes y en todo momento, debe librarse con unidad, determinación y asertividad”, agregó.

Además, describió a la masacre de Múnich como “el momento en el que el fuego olímpico se apagó y la bandera de los cinco anillos se manchó de sangre”.

Si bien el sangriento ataque en Alemania tuvo lugar la noche del 5 de septiembre de 1972, Israel marca el aniversario en base al calendario hebreo.

De hecho, el propio Herzog viajó a comienzos de mes a Alemania para formar parte de los homenajes y ceremonias que tuvieron lugar allí.

Por otra parte, la visita esta semana a Israel de Thomas Bach representa la primera de un presidente del COI al país desde 2010. Además de su hacerse presente en el acto, Bach visitó el museo del Holocausto de Jerusalén (Yad Vashem), se reunió con medallistas olímpicos israelíes y mantuvo un encuentro con familiares de los fallecidos en 1972. EFE y Aurora

Más noticias de Israel en Aurora