La tasa de transmisión del coronavirus en Israel aumentó a 1,77 en medio de varios rebrotes, según información del Ministerio de Salud.

Desde la cartera precisaron que casi el 40% de los casos de COVID-19 registrados en Israel durante el último mes, llegaron desde el exterior. De los 264 casos identificados a nivel nacional desde principios de junio, 112 fueron de personas que regresaron al país.

Los funcionarios de salud relacionan los nuevos brotes con la variante Delta del virus, identificada por primera vez en India, la cual resulta más contagiosa que otras.

Asimismo, ante la preocupación por la situación, incluso se estaría evaluando la posibilidad de retomar la obligatoriedad en la utilización de mascarillas en espacios cerrados. Esta medida comenzó a regir el pasado 15 de junio. Actualmente, son los niños quienes se consideran particularmente vulnerables, ya que la mayoría de ellos no está vacunado.

Dada la situación, el ministro de Defensa Benny Gantz ordenó posponer el cierre de la unidad responsable de las investigaciones epidemiológicas, que coordina los análisis en las ciudades que tienen nuevos brotes.

A raíz de la preocupación generalizada, también aumentaron las solicitudes de citas para que adolescentes de 12 a 15 años sean inoculados.

Sin embargo, varios expertos instaron a la calma y precisaron que el país está bien en lo que respecta al control de la pandemia. Además, indicaron que es poco probable que se produjera un nuevo brote grave.

“Ahora podemos ver un aumento en la cantidad de infecciones de los jóvenes que no están vacunados”, expresó al canal 12 de noticias Eran Segal, biólogo del Instituto de Ciencias Weizmann que ha estado estudiando la pandemia de cerca.

“La variante india es una continuación de la evolución del COVID-19, al igual que cuando se descubrió la variante británica. Siempre que llega una nueva variante, se propaga rápidamente”, manifestó el experto. De todos modos, señaló que la vacuna de Pfizer parece ser efectiva contra dicha variante, y por lo tanto, es probable que el país no experimente un aumento en los casos graves o en las muertes como resultado del virus.

Ran Balicer, epidemiólogo que dirige la planificación de políticas de salud para el Ministerio de Salud, dijo al sitio de noticias Ynet que no hay razón para entrar en pánico debido a la alta tasa de vacunación de la población mayor, teniendo en cuenta que es la más vulnerable a las graves consecuencias del virus.

“Israel está en gran parte inmunizado, y las posibilidades de una ola grave no son las que eran en enero”, concluyó. Aunque también precisó en que “se debe hacer todo lo posible para evitar que se propague”.

Más noticias de Israel en Aurora