Para brindar abrigo a quienes menos tienen, las “Tejedoras Solidarias” de AMIA siguen adelante con su tarea de confeccionar mantas y prendas de lana que luego son donadas a hospitales, centros asistenciales y a familias en situación de vulnerabilidad social.

Con el objetivo de brindar abrigo a quienes menos tienen, el grupo de voluntarias que llevan adelante el proyecto solidario desde hace más de 10 años, no se detuvo en la pandemia y, desde sus casas, están enfocadas en cumplir ahora una nueva meta: superar las donaciones de ropa que todos los años realizan para los bebés nacidos en el Hospital Materno-Infantil Ramón Sardá.

Antes de que comiencen las semanas de más frío y para lograr este desafío, las tejedoras piden la ayuda de toda la sociedad. “Todas las personas que pueden aportar su granito de arena para hacer crecer este proyecto, lo pueden hacer de una manera muy simple. Puntualmente necesitamos un tipo de lana específica, que se llama Cashmilon 316. Con este insumo, podemos seguir haciendo mantas, pecheras, baberos, gorros, pullovers y bufandas para los recién nacidos de la Maternidad Sardá”, señalaron.

“Cada prenda que terminamos va con un deseo de amor para los chicos con el que buscamos que sientan que cuando se abrigan alguien los quiere”, aseguró Nelly Resnik, una de las voluntarias que, desde su creación, forma parte de esta iniciativa.

Las personas interesadas en colaborar, podrán acercarse a Uriburu 650, los lunes, miércoles y viernes, de 9 a 16. Es requisito avisar previamente por Whatsapp al 15 24700425. Para consultas o solicitar más información, se puede llamar al 4959-8815 o escribir a los correos personasmayores@amia.org.ar / voluntariado@amia.org.ar. Para quienes no pueden acercarse, y quieren colaborar con este proyecto, el grupo acepta -solo por esta vez en el marco de la emergencia sanitaria que se está viviendo- donaciones de dinero, para luego poder comprar la lana que necesitan. A través de los datos de contactos mencionados, se puede pedir el número de cuenta para realizar la transferencia. Luego se recibirá un informe de rendición sobre la compra realizada.

Más allá del pedido puntual de lana para bebés, las tejedoras también reciben  lanas que estén en buen estado y que puedan ser tejidas a dos agujas

Las “Tejedoras Solidarias” son un grupo de quince voluntarias que se originó y se desarrolla en el marco de las actividades que realiza el Centro Integral de Personas Mayores “Jofesh” de AMIA. La entrega de las donaciones que realizan es posible gracias al trabajo coordinado del área de Personas Mayores y del área de Voluntariado del Departamento de Programas Sociales de la institución.