Mensaje del Gran Rabino Gabriel Davidovich

Se aproxima la celebración de Rosh Hashaná, el año nuevo judío, donde el brindis familiar y la manzana con miel, no pueden faltar en ninguna mesa.

Sin embargo, Rosh Hashaná es mucho más que eso, es también llamado el “Día del juicio”, y es cuando Di-s coloca en la balanza los actos de los individuos y define los aspectos más relevantes de la vida de la persona para el nuevo ciclo que se inicia, es decir, la salud, la prosperidad, y el éxito financiero, entre otros.

Por eso, es esencial, saber que uno de los pilares más importantes de esta festividad, es despertar nuestros corazones, recapacitar sobre nuestras acciones, corregir nuestras cualidades  y optimizar nuestra relación con el prójimo, pidiendo a Di-s que nos conceda un año próspero, lleno de satisfacciones.

Shaná Tová!