La superestrella Madonna actuó en la gran final de Eurovisión y en su presentación hubo un fuerte mensaje político. Durante la interpretación de su nueva canción “Future”, que contiene un llamado a la paz, dos de sus bailarines exhibieron las banderas de Israel y Palestina en sus espaldas.

La pareja de bailarines que lució las banderas fue la última que abandonó el escenario, momento en el cual Madonna y su co-intérprete Quavo desparecieron del escenario; mientras el mensaje “Despierta” aparecía en la pantalla.

Los detractores de Israel objetaron el hecho de que el concierto se llevara a cabo en Tel Aviv. En cambio Madonna aseguró que estaba feliz de actuar en el país, y la dimensión política fue más que nada un llamado a la coexistencia en vez de a la confrontación.

“No todos vienen al futuro / No todos aprenden del pasado… Ven a dar esperanza / Ven a dar vida / Solo hay una, así que hay que vivirla bien… Ven, haz la paz”, apunta la letra de la canción “Future” de Madonna.

La Unión Europea de Radiodifusión (UER) emitió un comunicado indicando que las banderas israelí y palestina en la actuación de Madonna no estuvieron en los ensayos y no habían sido aprobadas. La UER reiteró que el festival de la canción Eurovisión es un evento apolítico y que a Madonna se le explicó eso.

Minutos antes de la actuación, con un parche en el ojo, Madona apareció hablando con el presentador Assi Azar en una entrevista en vivo como parte del show proclamando que la música es un gran unificador: “El poder de la música es unir a la gente”, declaró citando su propia canción.

El multimillonario canadiense israelí, Sylvan Adams, que financió la presentación de Madonna en Israel le dijo a la emisora estatal Kan que la presencia de estrella en Eurovisión nunca estuvo en duda.

Además, Adams destacó que Madonna “quería venir”, “ella nos conoce, nos quiere” y “es bueno tener amigos como ella”.

Madonna no es judía pero ha incursionado en la cábala. Ha hecho varios viajes a Israel y ofrecido tres espectáculo en el país.

Fuera de Madonna la competencia paso casi prácticamente sin protestas pro-palestinas.

Excepto la banda punk tecno Hatari de Islandia que inicialmente atrajo gran atención al decir que  sería “absurdo” participar en Israel por sus políticas hacia los palestinos y prometió usar el certamen de Eurovisión para exponer el “rostro de la ocupación”. Al final, terminaron su actuación sin incidentes. Eventualmente, miembros de la banda agitaron banderas palestinas ante las cámaras cuando se anunciaba el total de votos. Un video subido a la red por un miembro de la banda muestra a un guardia de seguridad tratando de confiscar las banderas. En tanto que la Unión Europea de Radiodifusión aseveró que la exhibición contradice las reglas del certamen y podría tener consecuencias.

Más noticias sobre Israel en Aurora.