El partido Likud, que lidera el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, empezó hoy negociaciones para formar Gobierno, tras obtener 35 escaños en los comicios del 9 de abril y ser designado el pasado miércoles por el presidente, Reuvén Rivlin, como candidato para montar Ejecutivo.

Un portavoz del Likud informó que un equipo negociador encabezado por el ministro de Turismo, Yariv Levin, se reunió esta mañana con el grupo derechista laico Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), del ex ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, cuyos dirigentes presentaron sus demandas y ambas partes acordaron encontrarse de nuevo próximamente.

“Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar) es un partido con una agenda clara en varios asuntos: seguridad, inmigración y absorción, religión y Estado”, declaró Lieberman en su cuenta de Twitter, en la que advirtió de que su partido “no renunciará a sus principios básicos” para entrar en una coalición gubernamental.

La ley de reclutamiento militar, que ya pasó su primera lectura en el Parlamento y establece la inclusión de los judíos ultraortodoxos al servicio militar, es el principal caballito de batalla de Lieberman.

Después de obtener cinco escaños en los comicios y convertirse su partido en uno de los que tienen la clave para formar Gobierno, Lieberman ha dejado claro que su condición para sumarse al nuevo Ejecutivo es la aprobación de esta normativa, a la que se opone otro socio potencial de Netanyahu, el grupo ultraortodoxo Judaísmo Unido por la Torá (Iahadut Hatorá).

El Likud se reunirá cuando acabe la festividad de Pésaj (Pascua judía), que se celebra esta semana en Israel, con los ultraortodoxos de Iahadut Hatorá y de Shas, con ocho escaños cada uno.

El partido del primer ministro también iniciará contactos tras el fin de la celebración religiosa con la lista nacionalista religiosa Unión de Partidos de Derecha, que consiguió cinco asientos en los comicios y mantiene peticiones ambiciosas para integrarse en la coalición gubernamental.

“Nuestra demanda fue y sigue siendo (la obtención de) los ministerios de Justicia y Educación”, declaró hoy a la emisora pública Kan uno de sus líderes, el diputado Bezalel Smotrich.

Otra formación a la expectativa es Kulanu, liderada por el ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, que ha visto reducida su representación parlamentaria de diez a cuatro escaños, pero que en los próximos días, cuando se reúna con Netanyahu, reclamará mantener la titularidad de las carteras de Finanzas y de Economía, según remarca el periódico “Yediot Ahronot”.

Netanyahu necesita una mayoría mínima de 61 asientos en una cámara de 120 para formar Ejecutivo y, con un apoyo de 65 escaños del bloque de partidos de derecha, tiene un plazo total de 28 días para lograr la configuración de Gobierno desde que el pasado miércoles se le asignó la tarea, ampliable a dos semanas más. EFE y Aurora.

Más noticias sobre Israel en Aurora.