"AMIA convoca a todos a seguir trabajando para asistir a los que más nos necesitan", aseguró Zbar en su discurso.

Fragmentos más relevantes

“Muchas gracias a todos Uds. por estar hoy aquí con nosotros, valoramos mucho que hayan distraído su valioso tiempo para acompañarnos en este inicio de gestión; eso nos da fuerza y aumenta nuestro entusiasmo.
Quiero y debo, además agradecer a mis padres por haberme formado en un hogar fuerte, y a mi amada esposa, Patri por acompañarme en todas mis inquietudes y algunas aventuras que nos exponen públicamente, siempre desde la ternura y la mirada atentamente crítica.

Agradecer también al KADOSH BARUCH HU, Dios Todopoderoso que nos coloca en la posición de servir desde tan importante lugar a la comunidad; invocamos su bendición y que nos de las herramientas para hacerlo con éxito.

(…) La AMIA está fuerte y unida; expresa a una comunidad integrada y sólidamente vinculada al quehacer nacional.

Tenemos una voz propia, y no permitimos que nadie, ninguna persona, ninguna institución, hable políticamente por nosotros. La AMIA no delega su representación, pues somos muy cuidadosos en todo lo que decimos y hacemos. Trataremos de decir poco, solo lo necesario, y hacer mucho. Cumplimos un mandato, un legado y esa es una tarea de representación insustituible. Nadie representa a la amia sino sus autoridades democráticamente electas.

LA CAUSA

En AMIA nunca nos desviamos del camino, siempre perseguimos justicia por la vía principal, Justicia No Política. El poder judicial, para ser tal, tiene que actuar independiente de toda presión, incluyendo la política. Este es un logro de la civilización y no podemos permitirnos retroceder.

En AMIA fuimos muy independientes, y en varias ocasiones de la historia reciente eso no fue fácil. Por eso somos más creíbles para seguir persiguiendo justicia, una Justicia que el Estado Nacional a lo largo de 23 años no ha podido terminar de proporcionar. Sabemos quienes fueron, los tres poderes del Estado lo dijeron, sabemos cómo fue, pero no está claro como seguir avanzando para lograr que paguen por su crimen de lesa humanidad. Sabemos qué pasó, porque en cada época, en cada gobierno, hubo avances y retrocesos, hombres y mujeres con altas responsabilidades en cada período lo intentaron. En ocasiones para bien y en muchas otras, lamentablemente, no. A veces no por mala fe, sino porque tenemos evidentes déficits institucionales que no logramos corregir para avanzar.

Es el mérito de la AMIA en todas sus conducciones, desde 1994 hasta hoy, que la causa principal no se haya desviado de la verdad. Gracias a todos los abogados que nos ayudaron, entre los cuales destaco la labor del Dr. Miguel Bronfman que sigue y seguirá al frente del caso. La verdad está en el expediente, ahora hay que actuar en consecuencia, avanzar. La pregunta es ¿cómo avanzar? y el tiempo pasa.

La impunidad es un peso insoportable para la sociedad toda. Por eso AMIA hizo su aporte a la sociedad argentina al mantenerse independiente del poder, sin apoyar tesis o teorías, siguiendo la verdad del expediente judicial, resistiendo. En enero y febrero de 2013 resistimos en soledad, luego acompañados de otros actores institucionales enfrentamos el infame memorándum con Irán, ese fue un mérito de esta AMIA, con todos los riesgos que ello implicó para nuestros valientes dirigentes comunitarios en momentos tan preocupantes para los judíos argentinos por la prédica antisemita que llegaba desde la máxima magistratura nacional.

Haber resistido esas instancias es otro modesto aporte de la AMIA a la sociedad argentina, como lo es el reclamo de tantas otras víctimas y familiares que no se dejan vencer ante el dolor por los seres queridos caídos en crímenes impunes. (….)

Sabemos que mantener vigentes las Alertas Rojas dictadas por la INTERPOL está en la agenda del Estado Nacional, y acompañamos a los ministerios competentes que siguen el tema con prioritaria atención.

Para la causa AMIA, perseguimos justicia con mayúsculas, ya que este es un crimen contra la humanidad. El mundo espera que no queden impunes las 86 víctimas de la AMIA, ello es tremendamente importante para el futuro del país. Porque la impunidad es una mancha para el honor de una nación. Así como la argentina rompió la inercia de impunidad para los crímenes de la dictadura, tiene que salir de la impunidad en la masacre terrorista de la Embajada (ya un cuarto de siglo) y la AMIA, 23 años.

Todos los intentos de desviar o anular la verdad de la investigación judicial fueron infructuosos, pero demoraron, confundieron a la opinión pública, distrajeron la atención del objetivo central, fueron pasto de la baja política. NO mas comisiones de la verdad, no mas comisiones especiales no más dilaciones y distracciones. Solamente justicia del poder judicial independiente y en ejercicio de todas las garantías nacionales e internacionales. Solo la decisión política de no desviarnos más de la verdad puede traernos Justicia con Mayúsculas.

(…) Hasta aquí hablé del dolor que no cesa, de la tarea que inevitablemente nos toca continuar junto a mis compañeros en la próxima CD. No sentimos este reclamo como una actividad política, sino como un imperativo ético.

Porque la AMIA no es una organización política: Somos una Organización No Gubernamental Comunitaria

Nos hemos constituido en una organización modelo de la sociedad civil, honesta eficaz prestigiosa y transparente. Asumimos este legado y honraremos ese compromiso haciendo kidush hashem, Santificando el nombre de Dios, en cada una de nuestras muchas acciones, permítanme contarles cuales son:

1. Tenemos una trayectoria de más de cuarenta años en la tarea fundamental de proporcionar dignidad a través del trabajo: como consecuencia de esa preocupación, hoy administramos la red de empleo no pública más importante del país…

2. Nuestros programas sociales llegan todos los días con miles de prestaciones muy diversas a los que más lo necesitan, de todas las edades y condiciones, dentro y más allá de la comunidad judía, enlazando acciones con agencias del gobierno nacional, de la CABA, Provincias, municipios y con decenas de organizaciones sociales judías y no judías. De lo que ya hacemos bien, vamos a hacer mucho más para beneficiar directamente a muchas más personas.

Tenemos programas y equipos para enfrentar nuevos desafíos en cooperación con otros efectores de la sociedad civil y el Estado que nos sigan eligiendo como aliado.

Agradecemos siempre la ayuda estatal y hoy ofrecemos mas cooperación de la que ya damos para sacar a muchos más argentinos de la pobreza y las privaciones…

3. No hay continuidad judía sin educación en la tradición judía. Por eso la Educación debe ser central, y sabemos que podemos ser mucho mejores en esto.

Tenemos que soñar con una revolución educativa que sirva como modelo para todas las escuelas que forman a los ciudadanos que habitaran el planeta en este siglo que avanza tan velozmente. Quiero decirles que nuestro histórico Vaad Hajinuj, el Consejo Central de Educación Judía, comenzará una nueva época. (…)
No tengo dudas de que encontraremos muchos comunes denominadores para todas las escuelas de nuestra red, tan magníficamente diversas y tan unidas en su amor por el pueblo judío, el compromiso con el saber y la tradición.

4. Y en Cultura seguiremos promoviendo actividades, espectáculos, cursos y ciclos para entender más profundamente nuestras fuentes, para divulgar mas la sabiduría milenaria de nuestro pueblo y compartirla con la sociedad argentina toda, con la amplia agenda cultural en la cual ofrecemos una programación de excelencia de acceso libre y totalmente gratuito.

5. Seguiremos apoyando las tareas de acercamiento de los jóvenes a la vida comunitaria con los programas existentes y con nuevas estrategias (…)

6. Desde el departamento de Servicios Comunitarios, cuidamos la santidad de los cementerios. La sagrada misión que cumple AMIA de procurar que ningún judío quede afuera de nuestro cuidado eterno en el ¨Beit Haim¨, (la “casa de la vida”) es un mandamiento aun más fundamental que estudiar Torá. Somos custodios fieles a perpetuidad del kever Israel, así por cierto seguirá siéndolo en los próximos años, en los que buscaremos mejorar todos los aspectos de esta actividad comunitaria central.

7. Las comunidades judías a lo largo y a lo ancho de todo el país, son más de 50, se integran en AMIA a través de la Federación de Comunidades judías de la RA (…) Y Ajaron Ajaron Javib (finalmente lo más querido), todo esto se enmarca en la tarea fundamental que el Superior Rabinato de la Argentina, desempeña tan eficaz y dignamente, enseñando y guiando nuestros pasos con paciencia y sabiduría, siempre conforme a la ley judía.

Todo esto es la AMIA, y mucho más. Son sus decenas de miles de socios, es la vocación de cientos de dirigentes voluntarios, representados hasta aquí por la comisión directiva que abnegadamente concluye hoy su gestión bajo la presidencia de Leonardo Jmelnitzky. Gracias, Leo.

(…) Para concluir, permítanme recordarles que nos une un lazo ancestral con más de 14 millones de judíos en el mundo y una hermandad indisoluble con el Estado de Israel.

El vínculo con Israel es hoy más fácil y directo que nunca gracias a la tecnología de la información y a los viajes frecuentes y accesibles. Queremos acercar más a los argentinos judíos y no judíos en sus vinculos con Israel, de todas las maneras posibles, es un contacto de primera mano con un país fascinante del primer mundo. También querríamos ver a la RA cada más cerca del Estado de Israel, (hay que jugarse un poco más en la solidaridad con Israel) porque estamos convencidos de que eso es lo Justo, y porque estamos seguros de que de una decidida alianza con Israel solo saldrán cosas buenas para el país a corto, mediano y largo plazo. Esto implica solidaridad en los espacios multilaterales del mundo global, lo cual será también bueno para el futuro del mundo que enfrenta amenazas tan complejas.

La AMIA hoy convoca a todos a seguir trabajando y a redoblar esfuerzos para asistir a los que más nos necesitan. Llamamos a tender las manos de cada uno para escuchar, rescatar, sostener o acariciar al otro. Proclamando, como enseño el sabio Hillel que podría sintetizarse toda la Torá, VEHAAVTA LEREAJA KAMOJA, AMA A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.

Les propongo que en los próximos tres años hagamos de este lema tan judío y tan universal la fuerza que guíe nuestra gestión.

Muchas gracias.”