Publicado el: 09/05/2012

Lag Baomer

Lag Baomer es el día 33 de la cuenta del Omer, el 18 del mes de Iar, este año cae el día 10 de mayo de 2012. Este día se acostumbra interrumpir los hábitos de duelo, propios de los días de la cuenta del Omer. Está permitido celebrar acontecimientos festivos como una boda, organizar conciertos, cortarse el pelo y afeitarse. Durante la noche de la festividad se acostumbra encender fogatas.

Por Moshé Korin

Los días de la cuenta del Omer son de pesar por la destrucción del Templo y por la muerte de los combatientes de la rebelión contra los romanos. Estos días marcan también la transición entre los días de florecimiento de la primavera y las cálidas jornadas estivales. Es cuando soplan en Israel los vientos del “Jamsin” (viento cálido), y el labriego siente aprensión por la suerte de los cultivos.

Es posible que los cincuenta días de cuenta del Omer sean un tiempo demasiado prolongado para el duelo, y fuera necesario encontrar en medio de ellos algún día festivo; y durante Lag Baomer se acumularon varios sucesos históricos que lo convirtieron en una festividad durante la cual la alegría está permitida.

El acontecimiento central, celebrado hasta el presente durante Lag Baomer, es el gran festejo llevado a cabo anualmente durante esta fecha junto a la tumba de Rabí Shimón Bar Iojai en Meirón.

Hasta la fecha existen opiniones diversas acerca del origen de la misma. Una sostiene, que durante Lag Baomer, se detuvo una grave epidemia que ocasionó la muerte de 12 mil de los discípulos de Rabí Akiva.

Otra, relaciona a Lag Baomer con la muerte de Rabí Shimón Bar Iojai. Según esta última, Bar Iojai reveló a sus discípulos durante Lag Baomer varios arcanos trascendentes de las ciencias ocultas, así como les dijo que su muerte estaba próxima. Esto sucedió en el Monte Meirón, donde Bar Iojai vivía, enseñaba y estudiaba Torá. Mientras hablaba con sus alumnos, cayó y murió. En ese mismo instante, sus discípulos oyeron una voz proveniente del más allá que les decía: “Ascended, venid y sumaos al festejo de Rabí Shimón Bar Iojai”. Y así es como comenzó la costumbre de la celebración de Rabí Shimón Bar Iojai en Lag Baomer, sobre el monte Meirón.


La fortaleza de Bar-Kojba

La rebelión de Bar-Kojba estalló en el año 131 de la era común y se prolongó unos cuatro años, hasta el 135. La revuelta se originó 62 años después de la destrucción del Segundo Templo. Los romanos, quienes gobernaban Eretz Israel por aquella época, trataban con mano dura a los judíos que allí sobrevivían.

El líder de la revuelta fue Bar-Kojba: un hombre de gran fortaleza física en torno al cual se tejieron leyendas y hazañas.

Bar-Kojba creó un ejército de decenas de miles de judíos, quienes combatían a los romanos con el propósito de liberar a Eretz Israel del yugo extranjero y volver a fundar un reino judío en el país.

Él luchó con bravura contra los romanos; pero la fuerza de los combatientes resultó insuficiente frente a los grandes ejércitos de los romanos, pertrechados con numeroso armamento. La guerra fue cruel, y decenas de miles de judíos perecieron durante su transcurso.

Bar-Kojba se transformó en un símbolo de poderío físico a los ojos de las generaciones posteriores. Acerca de la fortaleza de Bar-Kojba, cuenta la leyenda: cuando los romanos arrojaban grandes piedras en catapultas, Bar-Kojba las devolvía de un puntapié en el aire hacia donde aquellos se encontraban, causando muertos entre ellos.


¿Quién fue Rabí Shimón Bar-Iojai?

Rabí Shimón Bar-Iojai vivió en el siglo II de la era común, durante los tiempos de la gran revuelta de Bar-Kojba contra los romanos. Fue discípulo de Rabí Akiva. Durante 13 años vivió y estudió con Rabí Akiva en Bnei Brak. Tras la muerte de su maestro, Rabí Shimón Bar-Iojai partió, fundó ieshivot y cosechó discípulos. Hay quien dice que fundó ieshivot en Sidón y Tekoa.

En la gran discusión suscitada entre los sabios, Rabí Shimón Bar-Iojai apoyó la revuelta contra los romanos, por lo cual mereció la condena a muerte por parte del emperador romano.

Rabí Shimón y su hijo Eleazar huyeron, ocultándose en una caverna situada en Pkiín, en la Galilea. Junto a la cueva había un río así como un algarrobo, de los cuales subsistieron padre e hijo. Comían  los frutos del árbol y bebían las aguas del río.

Tras permanecer en la caverna 13 años, se les reveló, según la tradición, Eliahu hanaví. Éste les comunicó que el emperador romano, aquel que les había impuesto la pena de muerte, había muerto, por lo cual decidieron salir de la cueva. Luego se dirigieron hacia el monte Meirón, donde vivieron hasta su muerte.

El sepulcro de Shimón Bar-Iojai se encuentra en el monte Meirón, y existen numerosos testimonios que certifican que se trata verdaderamente de la tumba de Shimón Bar-Iojai.


Imágenes
Image
1 de 1

No hay comentarios para este ítem. ¡Sea el primero en comentar!
Comentarios