Publicado el: 11/08/2017

AMIA distinguió al Dr. Roisentul por su tarea humanitaria

En reconocimiento a su gran labor profesional y humanitaria, AMIA distinguió al médico argentino Alejandro Roisentul, responsable de la Unidad de Cirugía Maxilofacial del Ziv Medical Center, hospital en el norte de Israel, a 40 kilómetros de la frontera con Siria.

Este centro de salud ubicado en la periferia, ha recibido en los últimos 5 años más de 1.500 heridos de la guerra civil de Siria. Todas las personas que llegan hasta allí reciben atención médica con la misma “dedicación,  entrega y cariño” que cualquier paciente. “Uno tiene que dar el ejemplo y pasar el legado a los hijos”, explicó Roisentul quien dijo sentirse movilizado por el reconocimiento recibido por su tarea con los más desamparados.

Acompañado por su esposa Juliana y parte de su familia, se le hizo entrega de una plaqueta que testimonió su visita a la AMIA, en la que fue recibido por el presidente Agustín Zbar; el director ejecutivo Daniel Pomerantz, e integrantes de la comisión directiva de la entidad.

“Roisentul es un ciudadano que por su trabajo, y sin esperar reconocimiento alguno, se convirtió en un héroe internacional”, aseguró Zbar al darle la bienvenida. “Para nosotros, es un honor, un orgullo y una alegría recibirlo en nuestra casa y poder destacar, en este encuentro, el gran aporte que está realizando en Israel”, agregó.

Recibido de odontólogo en la Universidad de Buenos Aires en 1986, en 1990 Roisentul se unió al ejército israelí como dentista, hasta que en 1998 comenzó a trabajar en el Hospital Ziv, ubicado en la ciudad de Safed.  Cuando en 2013 estalló la guerra civil en Siria, comenzaron a llegar al hospital israelí, heridos del otro lado de la frontera, donde son curados y salvados sin importar credos, ideas o procedencia.

“Nosotros curamos con amor y ternura. Y eso es lo que queremos transmitir. En el hospital atendemos a muchos niños que son las nuevas generaciones,  quienes en el futuro recordarán que una vez los curó un médico en Israel”, explicó Roisentul, nacido en 1964 en Buenos Aires.

Al finalizar el encuentro, Pomerantz agradeció al médico por haber dedicado un espacio de su intensa agenda en Buenos Aires a visitar la AMIA, y poder así “darnos la oportunidad de agasajar y recibir a un hijo de la comunidad judía argentina”, cuya labor es un ejemplo para todos.


Imágenes
Image
1 de 1

No hay comentarios para este ítem. ¡Sea el primero en comentar!
Comentarios