Publicado el: 09/12/2014

Jánuca: Un poco de historia

En la época del Segundo Templo Sagrado, el régimen sirio-griego pretendió alejar a los judíos del judaísmo, con la esperanza de asimilarlos a la cultura griega. Se declaró ilegal la observancia de la religión (incluyendo la circuncisión, el Shabat y el estudio de Torá), castigando al trasgresor con pena de muerte.

Cuando los griegos desafiaron a los judíos y les ordenaron sacrificar un cerdo a un dios griego, unos pocos tomaron las colinas de Judea en una revuelta en contra de esta amenaza a la vida judía. Liderados por Matityahu, y luego por su hijo Yehuda el Macabeo, esta pequeña banda desató un conflicto armado en contra del ejército sirio-griego. Antíoco envió miles de tropas armadas para aplastar la rebelión, pero después de tres años, los Macabeos tuvieron un éxito milagroso, en contra de todos los pronósticos, y echaron de su tierra a los extranjeros.

Los guerreros judíos entraron a Jerusalem, donde encontraron el Templo Sagrado en ruinas y profanado con ídolos. Los Macabeos lo reinauguraron el 25 de Kislev. Pero cuando llegó el momento de re-encender la Menorá sólo encontraron una vasija de aceite puro. De todas formas la encendieron, y fueron recompensados con un milagro: esa pequeña vasija ardió por ocho días, el tiempo necesario para producir un nuevo suministro de aceite.

A partir de entonces, los judíos observan la festividad de Jánuca durante ocho días, en honor a esta victoria histórica y al milagro del aceite.

¿Cómo debe ser la janukiá?

Todas las velas deben estar a la misma altura y preferiblemente en línea recta. Si no es así, podrían no ser distinguidas con facilidad, dando la impresión de ser una gran antorcha. Además de las ocho velas principales, la janukiá tiene una vela auxiliar llamada “shamash”. Tenemos prohibido utilizar las velas de Januca para cualquier otro propósito que no sea el “verlas”.

¿Cómo deben ser las velas?

Lo más importante es que tus velas deben arder por al menos 30 minutos después de que oscurezca. Primero encendé el shamash, luego recitá las bendiciones y utilizá el shamash para encender la vela de Jánuca.

¿Dónde se debe encender?

Lo ideal es encender la janukiá del lado de afuera del portal de entrada de tu casa, del lado izquierdo cuando se entra, Si esto no es práctico, debe ser encendida en una ventana que mire hacia la vía pública. Si, por alguna razón, lno puede ser encendida cerca de una ventana, se debe hacerlo dentro de la casa sobre una mesa.

¿Cuándo se debe encender?

Preferiblemente, en el momento del anochecer. Sin embargo, es mejor esperar a que todos los miembros de la familia estén presentes. En la tarde del viernes, la janukiá debe ser encendida 18 minutos antes de la puesta del sol. En la segunda noche, colocá dos velas en el extremo derecho En la tercera noche, coloca tres velas en el extremo derecho, y utiliza elshamash para encender en orden, siempre de izquierda a derecha. Seguí este mismo procedimiento cada noche hasta que todas las velas estén encendidas y resplandeciendo brillantemente.

Las bendiciones de Jánuca

Las primeras dos bendiciones se recitan con el shamash ya encendido, inmediatamente antes de encender las velas de Jánuca.

Bendición 1:

Baruj ata Ado-noi Elo-heinu melej ha-olam, Asher kid-shanu be-mitzvo-sav, Ve-tzi-vanu le-had-lik ner shel Januca.

Bendito eres Tú, Hashem, Dios nuestro, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus preceptos y nos ha ordenado encender la vela de Januca.

Bendición 2:

Baruj ata Ado-noi Elo-heinu melej ha-olam, She-asa ni-sim la-avo-seinu, Baia-mim ha-hem baz-man ha-ze.

Bendito eres Tú, Hashem, Dios nuestro, Rey del universo, que realizó milagros para nuestros antepasados, en aquellos días en esta época.

Bendición 3 (se dice sólo la primera noche):

Baruj ata Ado-noi Elo-heinu melej ha-olam, She-he-je-ianu ve-ki-imanu Ve-hi-gi-ianu laz-man ha-ze.

Bendito eres Tú, Hashem, Dios nuestro, Rey del universo, que nos ha mantenido con vida, nos sostuvo y no ha permitido llegar a esta ocasión.

El siguiente párrafo se dice cada noche, después de que la primera vela ha sido encendida: “Estas velas encendemos por los milagros, las maravillas, las salvaciones y las batallas que realizaste para nuestros antepasados en aquellos días en esta época, a través de Tus santos sacerdotes. Durante los ocho días de Jánuca, estas velas son sagradas y no estamos autorizados para darles uso corriente, sino para contemplarlas y así poder expresar agradecimiento y alabanzas a Tu gran Nombre por Tus milagros, Tus maravillas y Tus salvaciones”.

Costumbres de Jánuca

Después de encender la janukiá, las familias disfrutan sentándose a observar la luz de las velas, cantando y recordando los milagros. También se acostumbra comer comida aceitosa, como latkes de papa fritos y sufganiot (rosquillas de mermelada) en conmemoración del milagro del aceite.

¡Feliz Januca!


Imágenes
Image
1 de 1

No hay comentarios para este ítem. ¡Sea el primero en comentar!
Comentarios
Enterate como ayudar
blog
Recibí nuestras novedades