Publicado el: 23/02/2011

Enrique Dickman

De peoncito gringo a prestigioso médico El primer judío argentino en llegar al Congreso Nacional

Cuando comenzó a estudiar, a los 20 años, era casi analfabeto en castellano. Militando en el socialismo conoció en un calabozo al fundador del partido, Juan B. Justo, quien le aconsejó que ingrese a la Facultad de Medicina. Lo hizo y en 1904 se recibió de médico con medalla de oro, medalla que no le entregaron por sus ideas políticas. En el año 1900 Dickman ya es candidato a Diputado Nacional, pero llega recién cuando se implanta la Ley Saénz Peña, que abre la posibilidad de emitir su voto sin distinción de razas ni credos. 

Una vez en el Congreso  se destacó como orador filoso, de mente siempre alerta para el tiro repentino con certeros dardos irónicos que lograban la risa de los diputados a los que dejaba en ridículo y que concitaban la atención y la emoción de quienes tenían el privilegio de escucharlo. Elegido varias veces diputado, a fines de 1952 fue separado del Partido Socialista por su actitud dialoguista con el Presidente Perón.

Dijo alguna vez: "Yo amo al país al que me he incorporado libre y voluntariamente. Quiero que desde la selva virgen del Chaco hasta las regiones heladas del Estrecho y que desde la falda de la Cordillera hasta la playa salobre del Atlántico, habiten seres humanos, sanos y robustos física y mentalmente, libres e inteligentes, para que en el concierto de las naciones civilizadas la Argentina coopere en la conquista de más justicia, más verdad y más belleza”.

Había nacido en Letonia en 1874 y a los doce años llegó al país trabajando en Entre Ríos como peón rural. Falleció en Buenos Aires en 1955.


Fuente: "Vida judía en Argentina: aportes para el Bicentenario" coordinado por Magdalena Faillence. Proyecto Curatorial, contenidos y producción: Elio Kapszuk - Ana E. Wainstein
Imágenes
Image
1 de 1

No hay comentarios para este ítem. ¡Sea el primero en comentar!
Comentarios
Enterate como ayudar
blog
Recibí nuestras novedades