Publicado el: 25/02/2013

Cómo motivar a los empleados

En el trabajo se satisfacen muchas necesidades que trascienden el orden económico. Son muchos los factores que inciden a la hora de concurrir al trabajo con ganas, de desempeñarse en la tarea con éxito y de cumplir con las expectativas propias y de los superiores. Si bien se debe tener presente brindar un salario justo y equitativo, es importante también desarrollar estrategias que generen un buen ambiente laboral. Ésta es una preocupación tanto para las grandes empresas como para aquellas que cuentan con recursos limitados.

La motivación frente al trabajo permite asumir los intereses y los logros como propios, a la vez que genera un sentido de pertenencia y de cercanía en un clima de cordialidad y gratitud. Mantener motivados a los trabajadores da origen a los buenos resultados. El cambio de año es un buen momento para evaluar, planificar e  identificar oportunidades de mejora, adoptando una actitud proactiva e innovadora. ¿Pero cómo se logra?

La innovación cotidiana no está ligada directamente al número uno de la organización, sino a los jefes directos, a los mandos medios, quienes tienen la responsabilidad del rendimiento de su equipo de trabaio. Para ello deben tener un liderazgo visible por su grupo y asumir una mirada atenta y sensible a los cambios e interacciones entre actores con intereses diversos.

El buen líder tiene la capacidad de generar proyectos que entusiasman y es muy bueno comunicándolos. De este modo, consigue renovar el compromiso con nuevos retos que dan sentido al trabajo. A nivel organizacional es fundamental mejorar las condiciones laborales, ofreciendo espacios de trabajo adecuados que fortalezcan las competencias.

Para lograr la integración emocional y mental de cada equipo de trabajo con la organización se deben escuchar las ideas y propuestas para que los empleados tengan la oportunidad de participar en la toma de decisiones. Desarrollar el sentido de compromiso permite ver el crecimiento de la organización y su influencia directa en la prosperidad personal. Otros elementos a considerar son el reconocimiento por los logros, el impulso de la autonomía y el establecimiento de alianzas con cada uno de los empleados.

Las formas no económicas que se aplicarán para motivar a los trabajadores dependerán del ingenio de cada uno de los líderes y el uso de herramientas estará determinado por el estilo de cada conducción. Los desafíos y las oportunidades de motivación variarán entre una cultura verticalista y otra más participativa, pero siempre es importante renovar la confianza y los desafíos.  



No hay comentarios para este ítem. ¡Sea el primero en comentar!
Comentarios