Publicado el: 21/02/2013

Purim y el relato de la Meguilá

Purim es una de las últimas fiestas que ingresaron en el Calendario Judío, y sin lugar a dudas la más alegre de todas. La celebración se basa en la legendaria historia de Meguilat Esther y fue instituida en conmemoración de la liberación de los judíos de una amenaza de exterminio por un decreto real (probablemente en el Siglo V antes de la era común).

La fiesta es celebrada el 14 de Adar. Su nombre deriva de la palabra PUR (azar) en virtud del día elegido por Amán para la destrucción de la comunidad judía de Persia. Es costumbre festejar este día con ricos manjares, abundante bebida y envío de regalos a personas queridas o necesitadas.

"... que sean días de fiesta y regocijo, que se envíen presentes los unos a los otros y que se ofrezcan dones a los pobres" (Esther 9:22).

 

Cuando en la víspera cae la noche, se realiza en la Sinagoga un Servicio Religioso nocturno. Luego se recita el Libro de Esther que se lee en un rollo de pergamino escrito a mano.

 

Durante la mañana los amigos se envían regalos, sin olvidar los presentes para los necesitados. Esto demuestra el espíritu de la caridad judía. Nadie ha de saber que recibió el don porque es pobre, de manera que ninguno se sienta avergonzado.

 

 

Síntesis de la Meguilá

 

El relato se refiere a lo que ocurrió durante el reino de AJASHVEROSH (probablemente Jerjes).

El Rey invita a las grandes personalidades de su imperio a un banquete. En medio de la reunión quiere presentar la belleza de la reina, de la que está sumamente orgulloso. Sin embargo, Vashti se niega a concurrir y el rey furioso por la afrenta, ordena destituirla.

 

No satisfecho, decide tomar para sí cuanta mujer hermosa habite en su reino. Los emisarios del rey que recorren el imperio, encuentran a Esther, hermosa joven judía que vive al cuidado de Mordejai, su tío. Ambos son descendientes de la familia de Saul, el primer rey de Israel.

 

Esther es conducida al palacio y luego de largos preparativos es presentada al rey, quien queda impresionado con su belleza y la convierte en reina. Esther, cumpliendo con un consejo de su tío, no menciona su condición de judía.

 

Mordejai quien habita en los alrededores del palacio, descubre una confabulación para asesinar al rey. Da aviso inmediato y así logra salvar la vida de Ajashverosh. Tal hecho es inscripto en el "Libro del Reino".

 

Entre los ministros consejeros del rey aparece en el relato Amán, descendiente del pueblo de Amalek, histórico enemigo de Israel desde la época de Moisés.

 

Amán había conquistado la confianza del rey, quien le tenía gran consideración. Los cortesanos le temían y a su paso todos con excepción de Mordejai, se inclinaban. Cuando Amán se entera que Mordeaji no se inclina como los demás por su condición de judío, decide vengarse.

 

Presenta al rey la idea de liquidar a todo el pueblo judío y apropiarse de sus bienes para enriquecer las arcas reales. Sostiene como argumento que todo el pueblo judío es soberbio y altanero y vive según sus leyes particulares, desafiando las leyes del rey.

 

Ajashverosh autoriza a Amán a hacer lo que le parezca otorgándole el privilegio de usar su sello.

Amán actúa rápidamente y envía emisarios a todo el reino para que preparen la matanza y en la capital hace construir una horca especial para Mordejai. El día establecido para la matanza es el 14 de Adar, que surge al echar los dados a la suerte (PUR).

 

Mordejai se entera de las intenciones de Amán y avisa a Esther. Ella, en una muestra de valor y luego de un prolongado ayuno, se presenta a Ajashverosh y le solicita una concesión. El rey que la ama le ofrece medio reino, pero ella sólo pide que concurra con Amán a un banquete que ofrecerá la noche siguiente en honor al rey.

 

Esa misma noche el rey que no consigue dormir, se hace leer los hechos inscriptos en el "Libro del Reino". Cuando le relatan la conducta de Mordejai se entera que aquél aún no fue premiado por salvar la vida del rey.

 

Hace llamar a Amán y le pregunta con qué premiaría al hombre a quien el rey quiere agradecer por sus acciones. Halagado Amán por la invitación de la reina, cree estar en presencia de un nuevo honor del rey y le aconseja vestir a tal servidor real con ropas reales, montarlo en el caballo real y guiarlo por toda la ciudad, llevado por el funcionario más importante, publicando a viva voz la buena acción.

 

El rey conforme con el consejo, le ordena cumplirlo tal cual, vistiendo a Mordejai y conduciéndolo él mismo a caballo.

 

Por la noche le espera a Amán una nueva sorpresa: Esther le comunica al rey que ella es judía y que el plan de Amán es una perfidia para desquitarse de Mordejai.

 

El rey autoriza a los judíos a defenderse y entrega a Amán. En el mismo día en que debían ser masacrados los judíos, Amán es colgado de la horca que él había preparado para Mordejai.

Son enviadas misivas a toda la comunidad judía del reino Persa: "...Que sean días de fiesta  y regocijo, que se envíen presentes los unos a los otros y que se ofrezcan dones a los pobres" (M. Esther 9:22).


Imágenes
Image
1 de 1

No hay comentarios para este ítem. ¡Sea el primero en comentar!
Comentarios
Enterate como ayudar
blog
Recibí nuestras novedades