Ante el Tribunal Federal Nº 2, la querella unificada de AMIA y DAIA cerró su alegato en la audiencia realizada el lunes pasado en el marco del llamado “juicio por encubrimiento”.

En esa instancia, por no haber investigado la pista siria y haber destruido elementos de prueba, entre otros delitos, se pidió que el ex presidente Carlos Menem sea condenado a cuatro años de prisión, y que su exjefe de Inteligencia, Hugo Anzorreguy, sea sentenciado a tres años de cárcel. La misma pena se pidió para el ex juez federal Juan José Galeano, por las maniobras e irregularidades cometidas en el transcurso de la investigación.

También se solicitó tres años de prisión para el expolicía federal Jorge Palacios, el exagente de la SIDE Juan Carlos Anchezar, y el excomisario de la Federal Carlos Castañeda.
Por considerar que el pago a Carlos Telleldín por parte del juez no constituyó un delito, la querella pidió la absolución de Patricio Miguel Finnen, Víctor Alejandro Stinfale, Carlos Alberto Telleldín y Ana María Boragni.

AMIA considera que a pesar de las estentóreas acusaciones que se han escuchado, este juicio oral “no ha brindado sustento fáctico probatorio” a la versión conspirativa de la causa, y, de hecho, no ha producido prueba determinante que permita sostener “ni que a Telleldín se le pagó para mentir, ni muchísimo menos, que los expolicías hayan sido involucrados en la causa a sabiendas de su inocencia”.

Al cerrar el alegato, la querella de las instituciones manifestó: “Es necesario empezar a romper de una vez por todas con ese círculo vicioso de impunidad, que lo único que hace es dilapidar los logros de la investigación, sembrar confusión e instalar la idea de que en la causa AMIA ‘nunca hubo nada’ y de que ‘estamos a foja cero’, como se dijo cuando se intentó justificar la firma del pacto con Irán”. Insistió en que “la justicia independiente sigue en deuda con la sociedad y la causa AMIA es el ejemplo más paradigmático y doloroso”.

“En la causa AMIA principal sigue reinando la impunidad”, sostuvo la querella.

Asimismo, el lunes AMIA instó a la Justicia a que se ponga fecha para el inicio del nuevo juicio a Telleldín, pendiente de inicio desde que la Corte Suprema ordenó volver a juzgarlo en un fallo del año 2009.

Precisamente sobre el incumplimiento de este fallo de la Corte, el desarrollo del mal llamado “juicio por encubrimiento”, y la falta de pruebas para avalar la teoría conspirativa de la causa, el presidente de AMIA, Agustín Zbar, fue consultado en la entrevista que le realizó el periodista Luis Novaresio para Infobae. Para ver la nota completa ingresar aquí.