Mensaje del Superior Rabinato de la República Argentina de la AMIA por Rosh Hashaná

Una vez más nos encontramos frente a un año nuevo, Rosh Hashaná.

En estas semanas especiales, en las cuales reflexionamos sobre todo lo acontecido en el año que finaliza, y a su vez, proyectamos nuestras vidas para el nuevo ciclo que comienza, es importante fortalecer nuestra fe, nuestro espíritu, acercarnos a la Torá y a sus preceptos, buscar nuestras raíces, afirmar nuestras convicciones y tener claro cuál es el camino que pretendemos para nosotros y nuestras familias.

Actualmente, estamos viviendo tiempos muy complejos en todo lo que hace a la moral y a las relaciones humanas, siendo que por instantes nos es difícil poder distinguir entre lo correcto  y  lo que no lo es. Sin embargo, esta es una oportunidad de recordar que existe un creador Todopoderoso y que Él nos colocó aquí, en este mundo, para que cada uno de nosotros podamos hacer el bien, lo correcto, y  lo que está en nuestras manos para ayudar al prójimo.

Todos los años, en Rosh Hashaná, que también es llamado “Iom Hadin”, Di-s juzga tanto los actos como las intenciones de las personas, y se aproxima a nosotros para escuchar nuestras necesidades. Es por eso, que cada uno puede proponerse corregir lo actuado y estrechar su vínculo con el Todopoderoso, para así acercarle su pedido de un año nuevo próspero y lleno de bendiciones.

Es mi deseo a través de éste espacio, bendecir a toda nuestra querida Kehilá de la República Argentina, y en especial, a todos aquellos que dedican su tiempo, esfuerzo y corazón para brindarse a los demás, que el Todopoderoso les conceda un año pleno de salud, bienestar y crecimiento espiritual.  Amén.


¡Shaná Tová Umetuka!

Rabino Gabriel Davidovich




Enterate como ayudar
blog
Recibí nuestras novedades